Académica Dra. Diana Aurenque en “La Tercera”: “Chile mostró que no solo tiene rabia, sino también esperanza en la vía institucional”

La Doctora en Filosofía analizó los cambios políticos tras las ultimas elecciones y se refirió a los votantes jóvenes que expresan otra sensibilidad.

 

La Directora del Departamento de Filosofía de la Universidad de Santiago de Chile, Dra. Diana Aurenque analizó en La Tercera los últimos acontecimientos de la política chilena, tras las elecciones recién pasadas.

Durante su estancia en Alemania, donde realizó su Doctorado en la Albert-Ludwings-Universitat Freiburg, la académica veía cómo la política en Chile se renovaba: “Allá veía diputados que eran segunda o tercera generación de inmigrantes turcos o griegos. En cambio, acá eran siempre los mismos, las mismas familias, generaciones de políticos: los Frei, los Alessandri, los Larraín. Y uno se preguntaba, ¿no hay más? Está claro que hay más y que había la necesidad de hacer un recambio”, dice hoy.

La académica de la Facultad de Humanidades escribe constantemente sus columnas en The Clinic donde suele asociar temas filosóficos, culturales y sociales. En ese marco, la profesora piensa que las elecciones de los últimos meses dibujan el perfil de un Chile distinto. Diferente, al menos, a las intuiciones que teníamos sobre nuestro país.

Sobre el resultado de las primarias presidenciales recién pasadas, la académica reflexionó respecto a los candidatos con más votos: “Si uno ve la Convención Constituyente, ve que la gente no quiere votar por los mismos de siempre, prefiere dar oportunidades. Boric y Sichel son candidatos jóvenes, no están asociados a la maquinaria política tradicional. Boric firmó el Acuerdo por la Nueva Constitución, y aunque se le criticó, ahora se le valora porque se reconoce que es un camino. En cambio, a Jadue se le castiga por restarse. Se buscan nuevos liderazgos, pero que no parecen ser radicales, hay una necesidad de buscar acuerdos. La juventud se muestra esperanzada, está entregando su confianza. Y es interesante que este país demostró que no solo tiene dolores y rabias, sino también esperanzas en una vía institucional”, indicó.

En relación a Sichel y al concepto de meritocracia que lo caracterizó en su campaña, la profesora, indicó: “Sichel no es ideológico, habla desde la meritocracia, que es algo muy valorado en Chile, porque se reconoce que todos podemos si nos esforzamos. Es un modelo individualista, el mérito es mérito porque otros no llegan. Sichel capitaliza el individualismo. Boric propone un proyecto colectivo, la gente quiere proyectos comunes. Las dos posturas son profundamente ideológicas, pero no declaradas. Y se abren a temas nuevos: mujeres, salud mental, pueblos originarios, temas recientes pero que tocan fibras valoradas por los nuevos votantes. El nuevo Chile no solo quiere pensiones dignas, sino también un nuevo trato social, con menos clasismo, con cuidado del medioambiente, con otras demandas que para el votante típico no eran relevantes.”

Consultada por la presidencia de la académica Dra. Elisa loncon en la Convención Constitucional, la Dra. Aurenque señaló: “Su presidencia significa reconocer la invisibilización que se le ha hecho al pueblo mapuche, además ella es una académica, mujer. En la universidad, ella siempre estaba abogando por la inclusión. A veces, cuando uno no conoce y está cómodo, los cambios no parecen positivos. Pero cuando uno se da cuenta de que hay un grupo que ha sido tan discriminado, que ahora ella esté presidiendo es maravilloso. Nadie mejor que ella para estar ahí… Una mujer presidenta y además mapuche, en otro momento probablemente la hubieran inhabilitado, porque las mujeres estaban históricamente para otras cosas y los mapuches no eran interlocutores para la política nacional. Hace 10 años era inimaginable, pero los procesos que hemos vivido en los últimos años, sobre todo con el feminismo, han sido bien rápidos”, indicó.

Respecto al matrimonio igualitario y al movimiento feminista, la Doctora en Filosofía cree que esto se relaciona con un recambio generacional: “Las demandas del movimiento feminista o el matrimonio igualitario, que nos parecen tan naturales como mejorar los salarios, a los partidos tradicionales no les parecen tan importantes. En la lista de prioridades de los partidos estos temas valóricos y que se relacionan con mis libertades no son tan relevantes. Ese es un cambio interesante: el nuevo votante tiene esas cosas como prioritarias. Están los temas de siempre: salud, educación, pensiones, pero también hay otros, igual de importantes, que se relacionan con equidad y reconocimiento. Y eso tiene que ver con recambio generacional”.

 

Puedes revisar la entrevista completa, aquí: bit.ly/3rEo8uH