Dra. Elisa Loncon en víspera de Año Nuevo de los pueblos originarios: “Este es un saludo de amor, de fuerza para recibir el nuevo ciclo”

En la previa del nuevo festejo del Wuñol Tripantu, marcado por la pandemia mundial, la académica del Departamento de Educación envió un mensaje de fuerza a toda la comunidad.

Fuente: Departamento de Educación USACH

 

El domingo 21 de junio se conmemoró el Wuñol Tripantu o Año Nuevo para los pueblos originarios. Este evento implicó el reinicio de un ciclo, porque el tiempo para los pueblos indígenas no es lineal, sino cíclico: sigue el curso de la naturaleza y se celebra con la llegada del solsticio de invierno en el hemisferio sur.

Debido al Covid-19, este año será diferente, ya que esta pandemia ha obligado a mantener cuarentenas en distintos lugares del país, lo que ha afectado la celebración de este acontecimiento, que se realiza al aire libre.

Para la académica de nuestro plantel y experta en interculturalidad, Dra. Elisa Loncon Antileo, esta festividad es muy importante: "Esta celebración implica el reinicio de un ciclo, porque sigue el curso de la naturaleza. El año sigue los cambios estacionales que hace la naturaleza, en específico, las estaciones del año; empieza con la entrada del invierno, donde la lluvia fertiliza la tierra, empiezan los brotes y la nueva vida y a partir del 21 de junio empieza un nuevo ciclo, de renacimiento de los humanos, de la naturaleza y de la vida. En otoño la tierra descansa, toda la naturaleza y también nuestros cuerpos descansan”, contó la profesora Loncon.

En la visión del mundo indígena, la tierra reposa en otoño y en invierno está con energía para reproducir lo que existe, lo que coincide con la preparación de la tierra para que empiece su nuevo período de producción.

“En la filosofía indígena todo es cíclico, la vida, el tiempo, la naturaleza, todo tiene un retorno y un volver a empezar. En el tiempo occidental, el tiempo fue aislado de la naturaleza y medido con el reloj y el calendario en dirección al futuro y al desarrollo; en el tiempo occidental el pasado se ve superado siempre por el futuro, por el desarrollo, porque el tiempo sigue una visión desarrollista del mundo, de la vida; visión que no está presente en la cultura de los pueblos indígenas”, reflexionó.

Wiñol Tripantu y Covid-19

Debido a la pandemia que afecta a nuestro país y al planeta entero, la académica envió un saludo para los pueblos originarios, para que reciban con las mejores energías este ciclo y llamó a ser respetuosos y a crecer en equilibrio con la naturaleza.

“Este es un saludo de amor, de fuerza para recibir el nuevo ciclo. En nuestro conocimiento, la naturaleza orienta el tiempo y por eso lo celebramos, porque con la lluvia se da la entrada del invierno y la naturaleza recuperará la fuerza para dar los productos, los nuevos nacimientos”.

Y agregó: “Es un tiempo para agradecer a la tierra por los frutos que nos ha dado, por el agua, por la lluvia, por los ríos, por las montañas, por la vida que tienen, por los animales, la vida de los pájaros y la nuestra. Es el tiempo de comprometernos con ella en su defensa. No más explotación de la madre naturaleza, respeto al agua, al río. También respeto al otro por ser distinto. No más discriminación con los pueblos originarios, no más racismo y libertad para nuestros hermanos que están en la cárcel por la defensa que han hecho de sus territorios, de sus derechos”.

Además, pidió para que la pandemia que afecta al mundo se aleje de los territorios mapuche: Pedimos también por el cese de las enfermedades en nuestras comunidades, para que la pandemia pueda irse cuanto antes, porque no es el lugar donde debe estar. Necesitamos una vida equilibrada entre nosotros, pero también con la naturaleza”.

 

Publicado el 26 de junio de 2020.