EXPERTO DE NUESTRA FACULTAD, DR. MARIO SOBARZO, SOSTIENE QUE ERA NECESARIO TERMINAR CON EL MODELO PSU

Para el académico experto en educación, el nuevo sistema de selección universitaria debiese ser diverso y considerar las diferentes vocaciones y especialidades profesionales. “Los mecanismos de selección únicos más bien tergiversan el sistema de acceso antes que hacerlo más claro, transparente y, efectivamente, demostrar que los estudiantes van a poder terminar su carrera y desarrollarse adecuadamente”, señaló.

Fuente: U. de Santiago al Día

Autor: Alex Araya Lillo

Tras 16 años de implementación, el Ministerio de Educación anunció la semana pasada que la Prueba de Selección Universitaria (PSU), no va más. Según señaló el subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, el 2022 se estrenaría un nuevo tipo de examen, mientras que, durante los próximos dos años, regirá un sistema de transición que incluye nuevas pruebas de acceso obligatorias en Competencias Lectoras y Competencias Matemáticas, además de pruebas electivas.

A juicio del experto en educación y académico del Departamento de Filosofía de la Universidad de Santiago, Dr. Mario Sobarzo, la medida constituye un avance, aunque queda por definir qué viene.

Consultado respecto a cuál debiese ser un sistema de ingreso óptimo, el académico señaló que el debate “es bastante difícil”.

“Esta es una discusión que tiene carácter político de fondo. Pero hay ciertos lineamientos que se debiese considerar, como que no sea un sistema de selección universitario único”, sostuvo.

“Creo que es necesario abrirse a considerar las diferentes especialidades universitarias. Yo entiendo que el ámbito de la matemática es muy importante si usted va a formar a un ingeniero, pero en otras áreas, como las artes o los desempeños técnicos, los mecanismos de selección únicos más bien tergiversan el sistema de acceso antes que hacerlo más claro, transparente y, efectivamente, demostrar que los estudiantes van a poder terminar su carrera y desarrollarse adecuadamente”, advirtió Sobarzo.

El académico añadió que no se puede seguir pensando, únicamente, en la selección universitaria sin tener en cuenta una serie de otras variables, como el campo laboral.  “Por ejemplo, todavía en muchas áreas estamos sacando muchos más profesionales de los que se necesita, y no en otras áreas, donde no existe la cantidad de profesionales suficientes", detalló.

Con todo, el académico reconoció que resultaba “necesario terminar con la PSU. Y lo más interesante de todo es que si no hubiese pasado lo que hizo la ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios), probablemente el Ministerio de Educación hubiese extendido la prueba unos dos años más porque no tenían propuestas al respecto”, concluyó el académico.

 

Publicado el 23 de marzo de 2020.